volcanes activos e inactivos del salvador


Volcanes en San Salvador están dormidos, pero pueden despertar



Los volcanes en El Salvador permanecen dormidos, sin embargo, se debe estar alerta a cualquier actividad que augure que éstos se van a despertar y causar una eminente erupción.

El volcán Quezaltepeque, que está ubicado en la zona norte de la capital, ha permanecido dormido durante 87 años, desde la última vez que hizo erupción, el 7 de junio de 1917.

En los últimos días, los movimientos sísmicos que han sacudido el territorio salvadoreño, específicamente en la zona de San Salvador, han despertado temores y rumores de que el volcán Quezaltepeque, podría tener actividad.
Y es que el volcán si tiene actividad, pero, por no da señales de erupcionar.  

La unidad de vulcanología del Sistema Nacional de Estudios Territoriales (SNET) descartó que los sismos recientes tengan que ver con una posible erupción y explicó que tanto el volcán de San Salvador como el de Ilopango se mantienen en constante vigilancia, ya que son considerados activos, al igual que el de Santa Ana, el Izalco y el de San Miguel.

El SNET no descarta que éstos puedan hacer erupción, pero habrá un proceso de alerta previo a la desembocadura de este fenómeno, que puede afectar zonas densamente pobladas.

Esta institución ha implantado técnicas de control, una de ellas la verificación sísmica, la verificación vulcanológica y la de los deslizamientos.

La última erupción que hizo el volcán Quezaltepeque, fue en 1917, cuando hubo movimientos todo el mes, se secó un lago que permanecía en el cráter y la erupción fue por una falla que lo atraviesa. “La actividad formó otro volcancito dentro del Boquerón”, señaló Demetrio Escobar, del Área de Vulcanología del Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET).

Escobar recordó que este volcán ha hecho 3 erupciones, una en 1658, otra en 1671 y la de 1917, pero que ahora no hay evidencia de que hará erupción.  

Otro de los volcanes activos: Ilopango
La otra preocupación de los salvadoreños es el lago de Ilopango, que es un gran cráter de un volcán que se conoce como “caldeas”. Cuando hacen erupción “son tremendas explosiones”, explicó el vulcanólogo, quien dijo que el lago de Coatepeque es considerado de la misma categoría que Ilopango.

Escobar dijo que en esa zona existían una serie de volcanes que hicieron colapsar toda la zona.
Según dijo, eso ocurrió hace mil 600 años en el volcán de Ilopango, el cual depositó toda la tierra blanca que se encuentra en el área metropolitana.

En 1880 tuvo una pequeña actividad y formó las actuales islas que se llaman “quemadas”. Se considere activo, no con la categoría de actividad como San Salvador y San Miguel.

La actividad que actualmente presenta es que tiene áreas de aguas calientes ( fuentes termales) y que en ciertas ocasiones cuando hay mucho viento se revuelven las aguas. En el lecho rocoso hay cierta acumulación de azufre, que cuando se disuelve en el agua, ocasiona la muerte de los peces.

“Pero, que puede hacer erupción en poco tiempo no es probable”, dijo Escobar.

Cerro San Jacinto fue volcán
Después del terremoto de 1986, el presidente de esa época José Napoleón Duarte hizo contacto con una misión geológica italiana que hizo estudios de riesgo sísmico en San Salvador, San Jacinto e Ilopango.

Sobre San Jacinto señalaba que su última erupción la hizo hace 700 mil años y que es considerado no activo.

“No hay posibilidad que haga erupción, es del tipo domo, ya que su relación altura diámetro es menor que un kilómetro y es como una cúpula de lava, cuyo magma es muy viscosa”, señaló Escobar.

Hay un mapa geológico preparado por una misión alemana en donde se muestra que los volcanes de San Salvador son atravesados por fallas. Estas son el camino por donde puede el magma, que es roca fundida, salir a la superficie, transformarse en lava y formar la erupción.
Una de las recomendaciones de Escobar es que debemos tener en mente que vivimos en una zona eminentemente sísmica y volcánica, porque en un país como este siempre debemos esperar que pase algo.
“Debemos estar alertas, no debemos olvidar donde estamos viviendo, tener a la mano una lámpara, una radio, la actividad volcánica presentan síntomas, como el ocurrido en 1917”, señaló.
Ahora hay una estación geoquímica que trabaja en coordinación con la Universidad de El Salvador y se mide gas magmático CO2 y temperatura, 
los gases, la química del agua, etc. 
Las estaciones que se encargan de esto están ubicadas en El Picacho, Boquerón y Granadillo, en éste último fue donde se realizó la erupción de 1917.
Mauricio Sermeño, Director de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES), dijo que no se debe dejar de prestar atención a las señales que el volcán de San Salvador da, en cuanto a la actividad volcánica.
Según Sermeño, el período de actividad del volcán se da cada 85 años y ese periodo hace dos años que se cumplió. Hay estudios en la Universidad de El Salvador que han descubierto que hay sensibilidad en el cráter, con pequeñas fumarolas, que no son tan evidentes, dijo.
Los temblores que se han dado en estos días, puedes ser ocasionados por la placa tectónica, pero esto repercute en la actividad sísmica, añadió.
“Sin alarmar a la población, es probable que haya una erupción, por lo que hay que tomar medidas de prevención y se debe aprobar la ley de mitigación de desastres para que el gobierno esté preparado ante cualquier eventualidad que requiera de recursos económicos y legales”.


Más en Univision.com: http://foro.univision.com/t5/Amigos-de-San-Salvador/VOLCANES-ACTIVOS-E-INACTIVOS-DE-EL-SALVADOR/td-p/152244639#ixzz1tIdGGlAI

1 comentario: